Página principal | Contáctenos | Mapa web    Viernes 26 de mayo de 2017, 08:07hs
      Google
Buscador Temático  
 
   Nuestros
Profesionales
  TraumatologĂ­a
  FonoaudiologĂ­a
  BioquĂ­mica
  OftalmologĂ­a
  CardiologĂ­a
  CirugĂ­a EstĂ©tica
  Diccionario Médico
  Banco de Notas
  Calculadora de Peso
  Calendario Vacunación
  Colegio de Profesionales
  Web Relacionadas
  SitioSalud.TV
  Notas de Salud
Problemas De Varones
Fimosis
En Una Estreches DifĂ­cil De Salir

Fimosis - El Antes Y El Después

Lo normal es que el glande (cabeza del pene) pueda descubrirse para poder asearlo en estado flácido y para tener relaciones sexuales placenteras.
 
El prepucio (piel que recubre al glande) se desarrolla como una pequeña capa de epitelio que rodea el glande, a partir de la duodécima semana de gestación. Para el momento del nacimiento, oculta completamente al glande y está adherido fuertemente a su epitelio. En el transcurso de los primeros cuatro a cinco años de edad, se produce la separación gradual del prepucio, mediante las erecciones intermitentes y la acumulación de células de descamación, las cuales no deben ser confundidas como esmegma.
 
Si no se puede retraer completamente el prepucio hasta detrás del glande, entonces habría fimosis. Esto produce una alteración en la mecánica del órgano sexual masculino. No todos los prepucios se retraen automáticamente al experimentar una erección del pene. Si se puede hacerlo manualmente, no se tiene fimosis.
 
La fimosis es bastante frecuente, sobre todo en niños, antes de la adolescencia. Se estima que sólo menos del 2% de los adolescentes de 17 años padecen fimosis. En el 95% de los recién nacidos es difícil la retracción prepucial. A los 6 meses sólo el 20% de los prepucios son retráctiles, al año el 50% son retráctiles y a los 3 años el 90% son retráctiles.
 
Retracción Del Prepucio En Un Pene Adulto.
Suele tener varios grados, desde una estrechez dolorosa durante la erección que deja descubrir el glande, hasta una estenosis puntiforme que dificulta hasta la micción. Se ha hecho una clasificación de la fimosis en 3 categorías:
 
Fimosis Puntiforme: aquella en la que el orificio prepucial es de un diámetro mínimo, apenas apreciable, con la piel circundante de aspecto y grosor normales.
 
Fimosis cicatricial o anular no retraible: aquella en que la piel que rodea el orificio prepucial está indurada o engrosada, habitualmente por balanopostitis previas.
 
Fimosis anular: aquellos casos que no puedan incluirse en ninguno de los dos grupos anteriores, estando el prepucio estrechado en mayor o menor medida y por alguna circunstancia existan complicaciones o fracaso para la retracción.
 
Se cree que la causa de la fimosis es congénita, pero también puede ser debida a retracciones forzadas del prepucio de los bebés durante su higiene por los padres, que crea anillos fibrosos en el prepucio y adherencias balanoprepuciales.
 
En los adultos las causas de fimosis suelen ser variadas, la balanopostitis crónica o recidivante, sobre todo en diabéticos, balanitis xerótica obliterante y traumatismos (directos, actos sexuales violentos, manipulaciones urológicas).
 


Autor: SitioSalud.com
 
 
Error connecting to mysql